La importancia de La Alcudia en el patrimonio ilicitano.

En un lugar del Camp d’Elx, de cuyo nombre no debo olvidarme, no ha mucho tiempo que existió una gran ciudad en la Antigüedad”. Qué pensaría Miguel de Cervantes de la adaptación de estas palabras de su Quijote, tan conocido por todos, a una cuestión que bien puede vislumbrarse en nuestros días como es el desconocimiento de buena parte de los ciudadanos, ilicitanos y no ilicitanos, del yacimiento arqueológico de La Alcudia, solar en el que un día se ubicó la antigua Ilici.

Mientras que unos lo ven como un bancal agrícola, todavía de titularidad privada, otros como un lugar cargado de simbolismo por ser el sitio del que procede la conocidísima Dama de Elche, nosotros lo entendemos como un elemento patrimonial por investigar y cuidar.

La Alcudia está declarada bien de interés cultural (BIC), la máxima categoría de protección establecida por la ley de patrimonio estatal y autonómico. Pero ¿qué la hace tan importante y especial? 

En primer lugar, ha sido un enclave habitado desde la Prehistoria, como lo demuestran los elementos de cultura material recuperados de las excavaciones realizadas a lo largo del tiempo en este yacimiento. Vasijas de cerámica a mano, herramientas agrícolas en piedra, objetos de adorno en hueso, y un largo etcétera de elementos que nos permiten conocer los modos y prácticas  de vida diaria de los cuales no tenemos más constancia que su materialidad.

dfvgdfaf

Otra fase muy rica es el periodo ibérico, momento en el que se esculpió la Dama de Elche, pero también otras esculturas menos conocidas como el Pectoral o Torso del Guerrero, la Cabeza del Glifo, la Dama entronizada de La Alcudia, la sirena, etc.  Éstas nos hablan del mundo simbólico, de las creencias y las formas de organización social de los íberos, pero también de aspectos más próximos a su vida cotidiana como la vestimenta o el armamento. Junto a la escultura destaca la cerámica, el elemento que más aparece en las excavaciones, caracterizada por sus diversas formas y ricas decoraciones geométricas o figuradas con personas y animales.

dfvgdfaf

Cerámica ibérica

dfdsfsdf

Pectoral o Torso del Guerrero

De la época romana tenemos constancia en las monedas que emitió de su nombre, Colonia Iulia Ilici Augusta, poseyendo el rango administrativo más alto de una ciudad en el Imperio romano. Muestra de la romanidad son las domus, bellamente decoradas con sus mosaicos, pinturas y esculturas en mármol; las termas, como espacios de recreo y socialización donde se cerraban contratos, se hacía propaganda política o simplemente se preocupaban por su bienestar; y las cloacas, donde desembocaban las aguas residuales lo que constata la preocupación por la higiene y el nivel de sofisticación urbanístico que llegaron a desarrollar.

dfdsfsdf

Termas

dfdsfsdf

Mosaico romano

La vida en La Alcudia termina con la etapa tardoantigua, momento cultural del que apenas tenemos información por los problemas que muestra un registro difuso y bastante complejo de seguir. No obstante de estos momentos contamos en el solar con un edificio singular conocido como la basílica paleocristiana, que aunque parece que fue construido a principio del siglo IV d.C. alcanzó su máximo esplendor siglos más tarde, o el gran área funeraria localizada a su alrededor.

dfdsfsdf

Basílica paleocristiana

La Alcudia es uno de los pilares con los que se construye la historia de Elche, sin embargo, la gente de a pie no le ha prestado atención por su importante estratificación cultural, sino por ser un lugar simbólico y romántico a partir del hallazgo de la Dama. Tenemos que cambiar esta forma de ver La Alcudia, ya que ello supone la  desvalorización de otros muchos objetos prehistóricos, ibéricos, romanos o tardoantiguos, pues no solo es el lugar de hallazgo de la “Reina Mora”.

En los últimos años, con la creación de la Fundación Universitaria de Investigación Arqueológica, se ha llevado a cabo la reanimación de la labor investigadora, revisando toda la documentación de los antiguos trabajos arqueológicos, actualizando el inventario a partir de los nuevos descubrimientos procedentes de excavaciones modernas, y lo más importante, convirtiéndose en un lugar de aprendizaje de las nuevas generaciones de historiadores y arqueólogos.

No somos conscientes del potencial de este yacimiento del que solo  conocemos una milésima parte. Desde estas líneas queremos hacer un llamamiento a la dormida ciudadanía, ya que es necesaria su recuperación y conservación, siendo un deber de todos y cada uno de nosotros invertir más esfuerzos en divulgarlo y aproximarlo a la población. Pero esto únicamente se conseguirá con su conocimiento verdadero. Acérquense, admiren los pequeños objetos del pasado que allí se guardan, y comprobarán que cerca están de aquellas vidas pasadas que se prolongan con las nuestras.

Autor|Estefanía Moreno Alcaraz
Autor|Iván López Salinas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Divulgación cientíca, Inicio y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La importancia de La Alcudia en el patrimonio ilicitano.

  1. Antonio Guillén Agulló dijo:

    Totalmente de acuerdo, no se puede apreciar, valorar, sentir, querer, amar lo que no se conoce y cuando esto inicia no es por una pieza, es por el conjunto de todos los elementos apreciados, esta es la cruzada que humildemente cada dia intenta Asadila dar a conocer, cada vez que encuentra un mínimo interés por parte de un ciudadano cualquiera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s