La Dama de Elche y su historia: desde Ilici a Madrid

Desde su descubrimiento a finales del siglo XIX, la escultura de La Dama de Elche ha suscitado diversas hipótesis sobre su procedencia cultural y su función. La relevancia histórica del busto la ha convertido en una de las piezas más estudiadas de la cultura ibérica, a lo que se suma su valor como obra artística y su consideración como símbolo patriótico y local, hasta su divinización. Desde Elche hasta Madrid, pasando por París, esta escultura aún tiene mucho por contar.

Corría un caluroso agosto de 1897 en los campos del Doctor Campello Antón de La Alcudia, situada a dos kilómetros de la ciudad de Elche. El terreno era pedregoso, varias paredes y muros dificultaban el cultivo, lo que obligaba a los trabajadores a nivelarlo para poder darle riego. Pero la mañana del 4 de agosto, durante estas labores, cambiaría el curso de la historia ilicitana.

Manuel Campello Esclapez, de 18 años de edad -llamado como el propietario de las tierras, pero sin relación familiar- estaba esa mañana acompañando a su padre en las tareas agrícolas de La Alcudia. Durante el descanso de los jornaleros, cogió el pico de uno de ellos y se fue a derribar el ribazo en el que trabajaban. De repente, la herramienta dio con una gran piedra que al retirar la tierra que la cubría, dejó ver un rostro.

dama de elche 1_arqueología_ilici

Imagen frontal y trasera de la Dama de Elche original, expuesta en el Museo Arqueológico Nacional

Así concluía el hallazgo de la “Reina Mora”, con el Doctor Campello exponiéndola en el balcón de su casa y con las gentes de Elche rindiéndole pleitesía. No es extraño que los ilicitanos la confundieran con el busto de una “reina mora”, ya que los atributos de la Dama no podían recordarles a ningún otro elemento de su cultura.

No era discutible, sin embargo, la importancia que ya se le atribuía al hallazgo, confirmada además por el entonces Archivero Municipal de Elche, Pedro Ibarra, que se acabaría convirtiendo en la figura más relevante en la difusión de la historia ilicitana del momento.

Imagen de una reproducción del busto en el Yacimiento de L'Alcúdia, Elche (Autora: Desirée Manzanera)

Imagen de una reproducción del busto en el Yacimiento Arqueológico de L’Alcúdia, Elche (Autora: Desirée Manzanera)

Así lo contaba Alejandro Ramos Folqués –que también fuera archivero municipal, propietario de los terrenos de La Alcudia y heredero cultural de Ibarra– al diario Información el 15 de septiembre de 1954, cuando narraba como “Don Pedro Ibarra, cronista de Elche, dio cuenta de tan singular acontecimiento a Madrid, Londres, Berlín y París.”

Cabe destacar que, aunque Ibarra dijera, por los restos de pintura púrpura en el manto de la escultura, que “el color rojo era propio, exclusivamente, del dios de la luz”, afirmando que representaba al dios Apolo, pronto se supo de la procedencia cultural del busto que, tal y como contaba Ramos Folqués en el mismo diario: “posiblemente fue una sacerdotisa; también es posible que sea una simple estatua funeraria y también las dos cosas a la vez”.

alejandroramosarqueologíailici

Alejandro Ramos Folqués durante trabajos arqueológicos en L’Alcúdia de Elche

Por aquel entonces tenía Ibarra la costumbre de invitar a personalidades europeas a presenciar la representación de El Misteri para darle difusión internacional. El año del hallazgo de la Dama se encontraba invitado para dicho evento el hispanista francés Pierre Paris, pero éste ya sabía de la escultura, ya que “el día que se recibieron la comunicación y la fotografía del busto en el Museo Arqueológico Nacional, se encontraba en el despacho del director, y ya con una intención decidida de adquirirlo, se vino precipitadamente a Elche, dispuesto a comprarlo fuera como fuera”, tal y como narraba Ramos Folqués al diario Información.

Pedro Ibarra, Archivero Municipal y cronista de Elche

Pedro Ibarra, Archivero Municipal y cronista de Elche

 

“Ofrezca de enero a abril”

No fue difícil “arrebatar” la Dama a Elche, ya que su entonces propietario, el Doctor Campello, estaba descontento con anteriores gestiones realizadas con el Museo Arqueológico Nacional de Madrid, museo al que también iba destinada la escultura. Esta coyuntura fue muy bien aprovechada por P. Paris, que tenía el visto bueno del Louvre para la compra del busto con la consigna “ofrezca de enero a abril”, que tal y como explicaba Ramos Folqués “quería decir <<ofrezca de los 1.000 a los 4.000 francos>>”. La venta se cerró con la oferta máxima: al cambio, 5.200 pesetas de la época.

La salida fue muy curiosa. Para embalar a la Dama se agotó todo el algodón hidrófilo del pueblo, las farmacias y Pierre Paris hicieron su agosto y en verdad, por este detalle, se comprendió la importancia de la obra vendida. Don Pedro Ibarra protestaba: ¿y no tiene remedio? ¿y no hay una ley en España que impida esto?  Alejandro Ramos Folqués

La Dama de Elche regresaría a España debido a un intercambio de piezas entre el gobierno de Franco y la Francia de Vichy en 1941, durante la Segunda Guerra Mundial. Dicho intercambio sería considerado como ilegítimo por parte de Francia terminada la guerra, al haber sido realizado por el régimen instaurado a través del pacto con la Alemania nazi y la dictadura franquista. Aunque en un principio se exhibió en el Museo de El Prado, durante los años sesenta se trasladó al Arqueológico Nacional donde todavía permanece.

Artículo sobre la llegada de la Dama de Elche a España. La Gaceta de Alicante, 8 de febrero de 1841

Artículo sobre la llegada de la Dama de Elche a España. La Gaceta de Alicante, 8 de febrero de 1941

Mucho se ha dicho de la pieza ibérica a lo largo de los años, desde el Apolo de Pedro Ibarra, hipótesis también defendida por otros estudiosos, pasando por una sacerdotisa de Isis, un busto de Isabel la Católica, un hombre –“el damo”- o un simple retrato. Incluso de su autenticidad se ha dudado desde su aparición.

Hoy no es discutible que la Dama de Elche se trata de una escultura ibérica del siglo IV a.C., realizada en piedra local que representa a una mujer ricamente ataviada. Cabe destacar que no es una escultura completa, sino un busto policromado cuya función fue la de depósito para guardar las cenizas de un difunto. Esta escultura sería, además, el primer busto en la historia esculpido en material noble del que tengamos noticias hasta la fecha, y podría encontrar sus antecedentes en una estatuaria menor realizada en madera.

Reproducción del busto de la Dama de Elche con la policromía original expuesto en el Museo del Yacimiento Arqueológico de L'Alcúdia

Reproducción del busto de la Dama de Elche con la policromía original expuesto en el Museo del Yacimiento Arqueológico de L’Alcúdia

Recientes estudios efectuados sobre la cavidad trasera del busto han encontrado muestras de fósforo y calcio pertenecientes a restos humanos, por lo que se confirmaría la escultura como una urna cineraria donde se depositaron las cenizas de algún individuo. La Dama estaría, además, contextualizada en un espacio funerario localizado en la zona este de la finca de La Alcudia, conocida como “El Borrocat”.

Si el busto representa a una mujer íbera de alto rango social, a la ‘propietaria’ de los restos que guardaba, a una sacerdotisa, o bien a una divinidad –hipótesis más defendida ya que, “al no estar completa, cumple la función ideológica de figura que está en tránsito entre el mundo de los vivos y los muertos” tal y como nos explica Rafael Ramos Fernández, hijo de Ramos Folqués– es algo que desvelarán futuras investigaciones.

Autora|Estefanía Moreno
Autora|Susana H. Soler

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inicio, Pieza del mes y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La Dama de Elche y su historia: desde Ilici a Madrid

  1. Antonio Guillén Agulló dijo:

    Lo siento pero es mucho el pretender afirmar “no es discutible es una escultura ibera del iV”, además confirmar es un busto y pretender contextualizarla sin más en el espacio funerario del Borrocat. Existen muchísimos otros planteamientos igual o mejor planteados, afirmar implica desestimar opciones. Hasta la fecha lo mejor es seguir analizando y aplicar la máxima de Tito Livio, “ni avalo ni desmiento” solo expongo con coherencia.
    Antonio Guillén Agulló

  2. 123123123123 dijo:

    http://www.eliediab.com/2015/03/new-lady-of-elche-discovered.html Another lady of Wolves I just discovered! you are not alone

  3. Pingback: La importancia de La Alcudia en el patrimonio ilicitano. | Ilici, un proyecto arqueológico

  4. El pie de foto de la noticia de la llegada de la Dama de Elche a España tiene el año equivocado, dice 1841 (aún no se había descubierto) y debe decir 1941.

  5. Pingback: El lobo en la sombra. Escultura ibérica en La Alcudia de Elche. | Ilici, un proyecto arqueológico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s